miércoles, 23 de junio de 2010

Caballo chileno


El caballo chileno, también conocido como "corralero", es una raza de caballo presente en las zonas rurales de Chile, sobre todo en la zona central y sur de este país. Presenta una musculatura especializada para la velocidad y una adaptación para una vida en áreas montañosas. Sus cascos son fuertes y su doble capa de pelo lo hace muy adaptable a climas fríos así como a cálidos y secos.
Es utilizado para diversas actividades ganaderas, como para arrear ganado. Debido a su mediana alzada es especial para la práctica del rodeo chileno.
Historia
Los caballos arribaron a América en 1493 en el segundo viaje de Cristóbal Colón, llegando a la Isla Española Desde ahí se multiplicaron para posteriormente reunirse en gran número en Jamaica y México, lugares desde donde la corona concedió los caballos suficientes a los conquistadores para llevar a cabo sus expediciones al interior del continente americano. Estos caballos eran de raza española y eran principalmente de 3 tipos: El caballo español de Castilla, el caballo andaluz y el caballo Tipo Jaca y Rocín.

Los primeros caballos fueron introducidos en Chile por el conquistador Pedro de Valdivia desde el Virreinato del Perú.
Los orígenes del caballo chileno se remontan al año 1540, cuando el conquistador Pedro de Valdivia introdujo desde el Virreinato del Perú en su expedición los primeros 75 ejemplares entre potros y yeguas, con los que cruzó el desierto de Atacama; en la expedición, realizada en época de poca nieve (que cae en las zonas altas) para intentar reducir la dificultad del recorrido, Valdivia perdió buena parte del ganado. Tres años más tarde, Alonso de Monroy trajo 70 animales más, los que se incrementaron con 4 remesas que llegaron desde el Cuzco, Perú, que en menos de 7 años conformaron una masa caballar de alrededor de 500 equinos, población que fue reforzada y mejorada con la inclusión de 42 reproductores escogidos de propiedad del Gobernador García Hurtado de Mendoza. Estos animales eran de pequeña alzada, pero su descendencia se mezcló con animales de mayor tamaño y con el transcurso de los años esta población relativamente aislada conformó una nueva raza.
En 1544 se consolida el caballo en el territorio chileno: esto se produce gracias al establecimiento del primer criadero del país a cargo del padre Rodrigo González Marmolejo, quien con sus propias yeguas seleccionadas establece su crianza en los sectores de Melipilla y Quillota.
En 1585 los guerreros araucanos incorporaron a sus filas al caballo gracias al genio de Lautaro. Más tarde se convertirían en jinetes más valientes y expertos, superando en muchos casos a conquistadores españoles.
El devenir del caballo en Chile continuó con la época de la Colonia, cuando el país se dividía en dos grandes zonas: una zona de paz, eminentemente agrícola y ganadera, ubicada entre Copiapó y Bío-Bío, y una zona de guerra, desde Bío-Bío a Los Llanos de Osorno. En esta época el auge del caballo fue aumentando, y comenzó a decrecer cuando sobrevino la Guerra de la Independencia y los ataques a las manadas de españoles y hacendados por parte de los patriotas.2
En 1820 el caballo chileno se comenzó a perfilar con tres tipos definidos por sus usos: el de paseo o de lujo, constituido por ejemplares de contextura gruesa y corpulenta; el de paso o viajero, que era un caballo de pechos algo más angostos, cruz baja y muy andador; y el de trote o marcha, utilizado para faenas agrícolas y por el Ejército.
Registro genealógico
En 1893 un grupo de criadores, encabezado por Raimundo Valdés, preocupados por la introducción de maquinaria que reemplazaba al caballo y hacía disminuir su crianza en el país, pidió la apertura de un registro de raza pura. Es así como en ese año se inauguró oficialmente el registro del caballo chileno, en un momento en que la formalización de las razas caballares era una idea que no existía en América. Esto convierte al Caballo chileno en la raza con registro más antiguo en Sudamérica, teniendo también el tercer registro más antiguo en todo el Hemisferio Occidental.3 Entre 1893 y 1900 se lograron inscribir un total de 262 productos.
Disminución y recuperación
Una vez consolidada esta raza fue ocupada principalmente para trabajos agrícolas y ganaderos; sin embargo a finales del siglo XIX hubo una disminución en el tamaño de las propiedades agrícolas debido a que aparecieron máquinas trilladoras que dejaron obsoletas a las yeguas que servían para este propósito.4 También la aparición de los ferrocarriles y automóviles substituyeron al caballo como un medio de transporte; y la introducción de razas equinas especializadas en funciones de tiro, carruaje o carreras, disminuyeron la importancia del caballo del país.
Sin embargo el rodeo chileno en esos tiempos crecía en popularidad y mejoraba su organización. El rodeo tenía como regla que sólo podían participar en ellos caballos de auténtica raza chilena, ya que sus características son las más aptas para la práctica de este deporte. Este hecho significó que la gente que practicaba este deporte criara exclusivamente caballos chilenos y se fue recuperando la raza hasta consolidarse como tal.
Realidad actual
Hasta el año 2002 esta raza de caballos era conocida sólo como "caballo chileno", sin embrago ese año se unió con las razas vaqueras de países vecinos a Chile. Los criadores de criollos comparten el deseo de los criadores de caballos chilenos de conservar los caballos vaqueros. Es por esto que esta raza se comenzó a llamar en forma no oficial y erróneamente "Criollo Chileno". Sin embargo estas dos razas son distintas ya que los caballos chilenos tienen descendencia del Virreinato del Perú y el registro de caballo chileno es cerrado, no así el registro de caballos criollos que permiten la incorporación de otros registros para mejorar la raza. Así el caballo chileno es considerado como un "mejorador" de raza de los criollos argentinos, uruguayos y brasileños.
Por decreto supremo esta raza de caballos está a cargo de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, entidad que regula la correcta inscripción de los caballos chilenos. El objetivo de esta federación es reglamentar, difundir y mantener pura la crianza de la raza chilena de caballos. Su actual presidente es Agustín Edwards Eastman.

Características

Las características del caballo chileno son distintas a las del criollo argentino y al de paso peruano.
La función principal de los caballos chilenos hasta la irrupción del automóvil y las prácticas modernas de ganadería era servir como medio de transporte y como montura de quienes trabajaban con ganado, por ello la selección estaba orientada a producir animales ágiles, resistentes y de tamaño mediano.
La alzada del caballo chileno es mediana, por lo general no supera los 145 centímetros, esto ayuda a que al momento de atajar un novillo lo haga con el pecho y no con las manos. El promedio de la alzada es de 1,42 metros en los machos y 1,40 en las hembras, además la amplitud de su perímetro torácico fluctúa entre desde 1,62 a 1,82.
La cabeza es "acarnerada", muy parecido al caballo andaluz. El perfil curvo comienza desde la base de la frente en la línea que une ambos ejes. Las orejas son pequeñas a medianas y móviles, de regular textura y tienen los ollares dilatados y los ojos son vivos y ligeramente cubiertos por la arcada orbital. El cuello es corto y muy grueso, además está fuertemente insertado en la paleta. La frente es completamente plana. Las crines, tanto en la cola como en la tusa, son abundantes, gruesas y ondeadas. Los cascos, por su parte, son chicos y cerrados en los talones y por lo general son de color negro. Las ancas son dobles y caídas, tiene su cola insertada muy abajo y sumida entre las nalgas. Presenta pechos grandes y duros y sus extremidades son cortas. Existen diversos colores en los caballos, en general se aceptan todos los pelajes, de preferencia tapados, eliminando definitivamente los albinos totales o parciales. El parecido que tiene el caballo chileno con el caballo árabe se debe a que hasta 1492 España estaba invadida por los musulmanes y es probable que se haya producido una mezcla entre caballos árabes y españoles, dando como resultado una sola raza de caballos.
La piel extremadamente gruesa, con crines abundantes y onduladas, y además con poca cerneja. Debido al grueso de su piel, el caballo chileno no tiene mayores problemas en los climas más fríos, sobre todo en los de montaña. Cabe señalar que Chile posee en gran parte de su territorio un clima de montaña frío, debido a la presencia de la Cordillera de Los Andes desde el norte hasta el extremo austral de su territorio.
El caballo chileno es de una inteligencia especial y poseedor de una incomparable mansedumbre, siendo su atributo máximo la resistencia para afrontar cualquier suerte de esfuerzos, hecho que fue demostrado durante la Guerra del Pacífico, desarrollada a finales del siglo XIX, cuando las tropas chilenas de caballería lograron cruzar sobre caballos de esta raza el Desierto de Atacama y posteriormente combatir, en forma victoriosa, sobre las altas Sierras de Perú.
Al igual que el resto de las razas criollas de caballos, el caballo chileno es extremadamente rústico. Su metabolismo es bajo, es muy sufrido, tiene buen sistema inmunitario y además cuenta con una gran capacidad de recuperación. Su jinete es el huaso, típico habitante rural de la zona central de Chile.
Sello de raza
En todos los rodeos de Chile antes de comenzar la Serie de campeones o champion los jinetes pasean a sus caballos alrededor de la medialuna y un juez elige al sello de raza que es el caballo que presenta la mayor pureza racial .El sello racial está expresado preferentemente en las características y perfiles del cráneo. El carácter de acampamiento, fuerza vital, mirada, calidad de las crines (en longitud, densidad y grosor en la región del moño, gatillo y cola) y otros aires que sin influir mayormente en la anatomía y fisiología del animal, le dan carácter típico.
La elección de este ejemplar consiste en una formación que hacen los jinetes con sus caballos alrededor de la medialuna. En el centro se ubica el jurado que elige tres candidatos para que pasen al frente. Una vez en el centro de la medialuna, el jurado los examina en forma rigurosa y elige al que represente en mejor forma la raza chilena de caballos. Este premio es muy importante para los criadores y dueños de caballos en general ya que un caballo sube su precio si ha sido elegido "sello de raza" en algún rodeo. La vitrina para la venta del caballo aumenta según la importancia del rodeo, por ejemplo si un ejemplar gana el "sello de raza" en el Campeonato Nacional de Rodeo su valor aumenta considerablemente.

Criaderos
Los criaderos son lugares donde nacen y se crían caballos de cierta raza. En Chile existen más de 7.000 criaderos de caballos chilenos diseminados a lo largo de su territorio. Entre ellos una gran cantidad obedece a pequeños criadores cuya producción de crías no supera un ejemplar anual. Sin embargo, existen otros criaderos con crianzas de mayor envergadura que cuentan con varios reproductores y significativos planteles de yeguas madres o vientres que producen numerosas crías.
La función principal de los criaderos es criar caballos para la práctica del rodeo. Algunos criaderos además de lo anterior, están afiliados a la Federación del Rodeo Chileno y sus caballos son corridos por jinetes que representan al criadero en los distintos rodeos disputados en Chile.
Los criaderos que han tenido más ejemplares que han sido campeones nacionales son el Santa Isabel y el Santa Elba. El Criadero Santa Isabel es propiedad de Agustín Edwards y el Santa Elba era de Ramón Cardemil, quien montaba a sus propios ejemplares.

Caballos destacados
Durante las distintas versiones del Campeonato Nacional de Rodeo han destacado numerosos caballos, logrando títulos, montados por destacados jinetes. Cabe destacar a los potros "Bellaco", "El Huila", "Reservado" y "Talento"; a los caballos "Ángamos", "Avispado" y "Tabacón" y a las yeguas "Pelotera", "Percala" y "Pichicucha". También se puede destacar caballos del movimiento de la rienda como "Pelotera", "Cachupín" y "Carretero". El reproductor que ha dado mejores crías, en cuanto a campeonatos nacionales se refiere, es "Estribillo", que fue considerado como el "mejor reproductor del siglo XX".

Campeonato Nacional de Rodeo de 2010


El Campeonato Nacional de Rodeo de 2010 fue la 62° edición del Campeonato Nacional de Rodeo. Originalmente se iba a realizar los días 26, 27 y 28 de marzo de 2010 en la Medialuna Monumental de Rancagua, sin embargo, debido al fuerte terremoto que se sintió en la zona centro-sur de Chile, fue aplazado por dos semanas y se disputó entre el 8 y el 11 de abril.

La Serie de Campeones, que fue disputada el día domingo, fue disputada por 38 colleras y el cuarto animal lo corrieron las colleras más destacadas del campeonato. Cristóbal Cortina y Víctor Vergara, jinetes de la Asociación Cordillera, fueron los campeones montando a "Cumpa" y "Tio Pedro". La collera vicecampeón fue la de José Luís y Jorge Ortega, jinetes de la Asociación Los Andes y del Criadero "El Trapiche", con 34 puntos; mientras que el tercer lugar fue para Ricardo Bustamante y Eduardo Salas en "Rociado" y "Viajero" con 28 puntos y representando a las desvastadas comunas de Ñuble y Cauquenes.

Este campeonato selló la temporada de rodeo 2009-2010. Las colleras que disputaron este campeonato se ganaron los boletos en los cuatro rodeos clasificatorios que se realizaron en Temuco y Valdivia de la zona centro-sur y en Curico y Los Andes, por la zona centro-norte.

1 Resultados
1.1 Serie campeones
1.2 Serie Mixta
1.3 Serie Criadores
1.4 Serie Caballos
1.5 Serie Yeguas
1.6 Serie Potros
1.7 Primera Serie Libre A
1.8 Primera Serie Libre B
1.9 Segunda Serie Libre A
1.10 Segunda Serie Libre B
1.11 Rodeo de exhibición femenino
1.12 Movimiento de la rienda femenino
1.13 Movimiento de la rienda masculino
2 Clasificatorios
2.1 Clasificatorio de Temuco
2.2 Clasificatorio de Curico
2.3 Clasificatorio de Valdivia
2.4 Clasificatorio de Los Andes
3 Referencias


Resultados
Serie campeones
En la tarde del domingo 11 de abril de 2010 se dio inicio a la gran final del rodeo chileno. Antes del inicio del primer animal se realizó, como es tradicional, todo el protocolo. El ejemplar ganador del "sello de raza" fue "Fantástico", del Criadero Santa Isabel y montado por Eduardo Tamayo Órdenes. Una vez finalizadas todas las ceremonias, comenzó la final con 38 colleras, 33 de ellas clasificadas en las distintas series de clasificación, más los ganadores de los cuatro rodeos clasificatorios y la collera defensora del título del año anterior.

La collera de Cristóbal Cortina y Víctor Vergara alcanzaron 12 puntos y fueron los más destacados en el primer animal. Ricardo Bustamante y Eduardo Salas alcanzaron solo un punto menos que los punteros. Otras tres colleras alcanzaron 10 puntos y un total de 19 colleras pasaron al segundo animal.

A partir del segundo animal el campeonato fue televisado a todo Chile por Televisión Nacional de Chile y a todo el mundo a través de su señal internacional. Nuevamente el puntaje más alto fue para Cortina y Vergara con 9 puntos, sumando 21 puntos entre los dos animales, eran seguidos de tres colleras con quince puntos.

Al tercer animal llegaron 13 colleras con al menos doce puntos buenos. Dos colleras alcanzaron doce puntos, que fue el mayor puntaje de este animal. Fueron Cortina y Vergara y los andinos José Luís Ortega y Jorge Ortega. Las mejores ocho colleras pasaron al cuarto animal, tenían de 19 puntos hacia arriba.

Cortina y García, con una atajada de tres cada uno, suman siete y terminan con 26. Ruiz y Arecco quedan fuera de carrera con 23 de los buenos, al igual que los Schwalm. El Criadero Vista Volcán solo terminó con 22 puntos buenos. Los Ortega, favoritos del público terminaron el campeonato con 34, el "Loco" realizó una de cuato, igual que el "Tomate". Sólo cuatro lograron Bustamante y Salas, para quedar con 28 y quedando para ese entonces como terceros campeones. Cortina y Vergara tenían que realizar solo una atajada grande, más el punto de salida para ser campeones. Con una carrera de siete puntos buenos, aseguraron el campeonato de Chile y terminaron la carrera con grandes abrazos entre los dos y muchas lágrimas, era el triunfo más importante en las carreras de estos jóvenes jinetes. Posteriormente, y solo por cumplir, corrieron Felipe Jiménez y Rufino Hernández que terminaron con 26.

Los campeones recibieron los aplausos de una colmada medialuna, además de los premios que consistían en una camioneta Dodge para cada uno y el reconocimiento del todo el mundo corralero para los nuevos campeones de Chile.

Cuarto Animal 2010
Lugar Jinetes Caballos Asociación Puntaje
1º Cristóbal Cortina y Víctor Vergara "Cumpa" y "Tio Pedro" Cordillera 36
2º José Luís Ortega y Jorge Ortega "Ahijado" y "Floro" Los Andes 34
3º Ricardo Bustamante y Eduardo Sslas "Rociado" y "Viajero" Ñuble y Cauquenes 28
4º Felipe Jiménez y Rufino Hernández "Mano Larga" y "Pellejuda" Bio-Bío 26
4º Roberto García y Cristóbal Cortina "Tizona" y "Remacho" Cordillera 26
6º Javier Ruiz y Jorge Arecco "Que Diablo" y "Venado" Quillota 23
6º Carlos Schwalm y Gonzalo Schwalm "Porfiada" y "La Porfía" Osorno 23
6º Diego Ordóñez y Alfonso Navarro "Cacharpeado" y "Desquiciado" Valdivia y Curico 22

Serie Mixta
1° Lugar: Jorge Arecco y Javier Ruiz (Quillota) en "Viajerita" y "Relevante" con 30 puntos buenos.
2° Lugar: Jorge Arecco y Javier Ruiz (Quillota) en "Venado" y "Que Diablo" con 28.
3° Lugar: Criadero La Espuelita, Rolando Varela y Francisco Parada (Cordillera) en "Baila Conmigo" y "Perverso" con 28.

Serie Criadores
1° Lugar: Criadero Peleco, Gustavo Valdebenito y Luís Fernando Corvalán (Mállelo) en "Huingán" y "Quitralco" con 32 puntos buenos.
2° Lugar: Criadero Tanumé, José Omar Sánchez y Omar Sánchez (Colchagua) en "Trigal" y "Pehuén" con 29.
3° Lugar: Criadero Claro de Luna, Daniel Larraín y Nelson Vega (Colchagua) en "Bambalina" y "Bandera".





Serie Caballos
1º Lugar: Criadero Vista Volcán, Alfonso Navarro y Diego Ordóñez (Curico y Valdivia) en "Desquiciado" y "Chacarpeado" con 33 puntos buenos.
2º Lugar: Criadero Palmas de Peñaflor, Nicolás Cardemil y Luís Alberto Yáñez (Talca) en "Escogido" y "Escritor" con 31.
3º Lugar: Criadero Palmas de Peñaflor, Alfredo Moreno y José Astaburuaga (Talca) en "Náufrago" y "Aguerrido" con 29.

Serie Yeguas
1º Lugar: Criadero El Remanso, Carlos Cancino y Leonardo Cruz (Bio-Bío) en "Farra" y "Pendencia" con 30 puntos buenos.
2º Lugar: Juan Andrés Lamarca y Emiliano Ruiz (Cordillera) en "Villana" y "Campiña" con 27.
3º Lugar: Jaime Poblete y Fernando Atavales (Melipilla) en "Ricachona" y "Bochinchera" con 24.

Serie Potros
1º Lugar: Criadero Santa Isabel, Eduardo Tamayo y Juan Carlos Loaiza (Valdivia) en "Fantástico" y "Filtrado" con 34 puntos buenos.
2º Lugar: Luís Huenchul y Diego Pacheco (Colchagua) en "Renuncio" y "Aventurero" con 29.
3º Lugar: Criadero Lo Miranda, Sergio Abarca y Cristián Ramírez (O'Higgins) en "Bolero" y "Candil", con 28.

Primera Serie Libre A
1º Lugar: Criadero Peleco, Gustavo Valdebenito y Luís Fernando Corvalán (Mállelo) en "Molejón" y "Año Negro" con 30 puntos buenos.
2º Lugar: Cristian Gallardo y Ricardo Álvarez (Llanquihue y Palena) en "Crisantemo" y "Allá Vengo" con 29.
3º Lugar: Criadero Las Toscas, Gonzalo Schwalm y Carlos Schwalm (Osorno) en "La Porfía" y "Porfiada" con 25.
4º Lugar: Criadero Santa Bárbara, Pedro González y Leonardo Espinoza (Valdivia) en "Memo" y "Chompiraz" con 23.
5º Lugar: Iván González y Rafael Berríos (El Libertador) en "El Moro" y "Encachao" con 22+4.






Primera Serie Libre B
1º Lugar: José Miguel Almendras y Francisco Ramos (Bio-Bío) en "Roto Bueno" y "El Jerónimo" con 34 puntos buenos.
2º Lugar: Criadero Santa Elba, Juan Pablo Cardemil y Alberto Herrera (Cautín) en "Pellín" y "Buen Viejo" con 33.
3º Lugar: Criadero Lo Miranda, Sergio Abarca y Cristián Ramírez (O'Higgins) en Abejorro y con 28.
4º Lugar: Hermann Sperberg y Pedro González (Valdivia) en "Vendedor" y "Don Floro" con 27+11.
5º Lugar: Mariano Torres y Celín Riquelme (Linares) en "Magnate" y "Beleidoso" con 27+10.

Segunda Serie Libre A
1º Lugar: Criadero Alucarpa, Sergio Labbe y Rafael Melo (Valdivia) en "Chicotera" y "Batucada" con 32 puntos buenos.
2º Lugar: Marcelo Moyano y Cristián Hermosilla (Colchagua) en "Embrujo II" y "Espejuelo" con 31.
3º Lugar: Alvaro Fernández y Robinsón Contreras (Arauco) en "Mano a Mano" y "Novedoso" con 26.
4º Lugar: Roberto García y Cristóbal Cortina (Cordillera) en "Tizona" y "Remacho" con 26.

Segunda Serie Libre B
1º Lugar: Diego Pacheco y Luís Huenchul (Colchagua) en "Esperanza" y "Rastrojero" con 28+6 puntos buenos.
2º Lugar: Guillermo Trivelli y Leonel Quintana (Santiago) en "Salerosa" y "Tormenta" con 28+3.
3º Lugar: José Manuel Pozo y Alfredo Moreno (Talca) en "San Clemente" y "Renegado" con 26.
4º Lugar: Criadero El Portón, Pedro Juan Espinoza y José Luís Ortega (Quillota y Los Andes) en "Hacendado" y "Estampido" con 25+11.

Rodeo de exhibición femenino
1º Lugar: Marjorie Hermosilla e Ignacia Rodríguez (Maipo y Litoral Central) en "Farrero" y "Embrujado" con 11 puntos buenos.
2º Lugar: Constanza e Isabel Berríos (Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos de Chile) en "Parranda" y "Margarita" con 10.
3º Lugar: Romané Soto y Gabriela Balmaceda (Colchagua) en "Frescor" y "Callejero" con 9.


Movimiento de la rienda femenino
Campeona: Yenny Troncoso en "Fachoso" con 46 puntos.

Movimiento de la rienda masculino
Campeón: Ricardo González en "Chao No Más" con 56.

Clasificatorios
Las colleras que durante la temporada hicieron 15 o más puntos y ganaron a lo menos un rodeo, disputaron su cupo en los distintos rodeos clasificatorios para el Campeonato Nacional de Rodeo de 2010. Los clasificatorios de la zona centro-sur se disputaron en Temuco y en Valdivia, mientras que los de la zona centro-norte se realizaron en Curico y en Los Andes. Los campeones de cada rodeo clasificatorio (en negrita), clasificaron en forma automática para la Serie de Campeones de Rancagua.

Clasificatorio de Temuco
Se realizó entre el 19 y el 21 de febrero en Temuco. El criadero más destacado fue el Agua de Los Campos y Maquena, alcanzando los dos primeros lugares.

1° Lugar: Felipe Jiménez y Rufino Hernández (Bio-Bío) en "Mano Larga" y "Pellejuda" con 32 puntos buenos.
2° Lugar: Rufino Hernández y Felipe Jiménez (Bio-Bío) en "Topeando" y "Estruendo" con 30 puntos.
3° Lugar: Daniel Riquelme y Héctor Salas (Talca) en "Fantástico" y "Qué Lindo" con 29+5.

Clasificatorio de Curico
Se realizó los días 26 y 27 de febrero. Este rodeo terminaba con la serie de campeones del día domingo, pero fue suspendido por el fuerte terremoto que se sintió en gran parte de Chile. Finalmente la Serie de Campeones se realizó el 28 de marzo en la Medialuna de Los Andes.

1° Lugar: Cristóbal Cortina y Víctor Vergara (Cordillera) en "Cumpa" y "Tío Pedro" con 35 puntos buenos.
2° Lugar: Sergio Abarca y Cristián Ramírez (O'Higgins) en "Bolero y "Candil" con 32.
3° Lugar: Cristián Hermosilla y Marcelo Moyano (Colchagua) en "Embrujo II" y "Espejuelo" con 25.


Clasificatorio de Valdivia
Se realizó entre el 19 y el 21 de marzo en la ciudad de Valdivia. Este rodeo fue aplazado por el fuerte sismo que se sintió en gran parte del país y los campeones fueron Ricardo Bustamante y Eduardo Salas.

1° Lugar: Ricardo Bustamante y Eduardo Salas (Ñuble y Cauquenes) en "Rociado" y "Viajero" con 37 puntos.
2° Lugar: Carlos Cancino y Leonardo Cruz (Bio-Bío) en "Farra" y "Pendencia" con 30.
3° Lugar: Hermann Sperberg y Pedro González (Valdivia) en "Vendedor" y "Don Floro" con 29+10.

Clasificatorio de Los Andes
El último rodeo clasificatorio se disputó en Los Andes, entre el 26 y el 28 de marzo de 2010. Los ganadores fueron los jinetes locales Jorge y José Luís Ortega, provocando el delirio del público asistente a la remozada medialuna del Parque Cordillera.

1° Lugar: José Luís Ortega y Jorge Ortega (Los Andes) en "Ahijado" y "Floro" con 33 puntos buenos.
2° Lugar: Cristian Hermosilla y Marcelo Moyano (Colchagua) en "Embuchao" y "Barrilón" con 32.
3° Lugar: Raúl Arraño y Cristian Arraño (Melipilla) en "Mariposa" y "Kayo" con 30.